Blog

Hace un tiempo, cuando mi hijo mayor era muy pequeño vi una serie famosa sobre crianza.  Veía como una Nana Profesional aconsejaba a la desesperada familia sobre qué hacer con su hijo rebelde (asi lo describía la Nana y sus papás).

Al ver ese capítulo, debo confesar que mi sentido de alerta se activaba. Finalmente, mi hijo tenía desde pequeñito su intensa personalidad y ver eso me hacía proyectar por momentos el futuro. La afamada profesional les recomendaba usar el Tiempo Fuera, ésta popular técnica de padres desesperados consistía en dejar sin atención y separado al niño que estaba “martirizando” a los padres por el un número de minutos que fuera igual a su edad. Por ejemplo, un niño de 4 años, se quedaba en tiempo fuera por 4 minutos. La idea es que el niño no reciba estímulos positivos (atención) y entonces comprenda que esa actitud no es bienvenida en casa y entonces aprenda a autoregularse…. Mmm algo suena raro aquí ¿cierto?.

La premisa donde descansa el tiempo fuera es que al interrumpir el comportamiento del niño y separarlo, el DOLOR de no tener lo que quiere lo hará dejar de hacer lo que hace de manera tan desregulada.

¿Comprendes esto?

La base del tiempo fuera es usar la separación y soledad para enseñar.

No es que sea dramática, es que es una realidad. Mira, en realidad lo que pasa con el tiempo fuera es justo lo contrario a lo que deseas:

  • El tiempo fuera le enseña que hay emociones que no son deseables, tanto así que cuando las muestra, es alejado y entonces aprende a vivirlas en soledad.
  • El tiempo fuera provoca resentimiento en los niños. Si lo has probado, has podido sentir cómo tu hijo lo que menos hace es recapacitar sobre lo que pasó, más bien se queda frustrado y sintiéndose incomprendido.
  • Los tiempos fuera definitivamente hacen sentir a los niños avergonzados y que más aún, no son capaces de hacer lo que se espera de ellos.
  • Y muy importante, el tiempo fuera no enseña ni modela un comportamiento. Se pierde una oportunidad de oro para mostrar el camino hacia la autoregulación y crecimiento.

La alternativa sin duda, usar el tiempo DENTRO.

 

Noviembre.004

Esto quiere decir que cuando la bomba explota dentro de tu hijo, puedas reconocer que quizá no atendiste a las señales previas donde pudiste haber intervenido para ayudarle a resolver su malestar de una manera preventiva o bien, acompañarlo mientras sentía la frustración. Con amor, date cuenta la próxima vez para intervenir de una forma oportuna y que enseña.

Pero tranquila, es seguro que muchas veces no la veas pasar y entonces PUM tu hijo no pueda más y estalle … ahí es donde el tiempo DENTRO entra a la escena. En otra entrada del BLOG te cuento de esto.

Por lo pronto, usa el tiempo para conectar contigo y tus hijos y confiar en su BONDAD.

 

--Te recuerdo que el 18 de enero comienza YoMamá en Monterrey. Nos vamos paso a pasito para desenrredar este y otros temas de esos que nos mueven porque sé que quieres hacerlo diferente. Mas detalles aquí www.cicialli.com/calendario --

Con amor,

Cicialli